Compara Todos los Seguros de Viaje

Comentarios recientes

    Consigue un novio que sea viajero

    Consigue un novio que viaje. Consigue un novio que prefiera las experiencias  sobre juguetes, una pulsera tejida a mano sobre un Rolex. Consigue un novio que se burle cuando escuche las palabras, “vacaciones”, “todo incluido” o “resort”. Consigue un novio que viaja porque no está cerrado a una sola meta si no animado por muchas.

     

    Puedes encontrarlo en un aeropuerto o en una librería viendo guías de viaje– aunque “sólo las usa como referencia.

    Tú sabrás que es él, porque cuando des un vistazo a la pantalla de su computadora su fondo será un esplendor escénico de colinas, montañas o banderas de oración. Su cuenta de Facebook tendrá miles de amigos y su muro estará repleto de un inglés no perfecto con la leyenda “Miss you” de todas aquellas personas que ha conocido y dejado a su paso. Cuando viaja hace amigos de por vida en una hora. Y aunque el contacto con sus amigos es esporádico y de vez en cuando, sus lazos son inquebrantables, tanto que si el quisiera podría sentarse en un sillón y hablar con ellos en cualquier momento.

    Cómprale una cerveza. Tal vez la misma marca que lleva en la camiseta debajo de su camisa a cuadros, la cual simplemente no ha podido tirar a la basura. Cuando un viajero regresa a casa rara vez las personas escuchan sus historias. Así que escúchalo. Permítele pintar un cuadro en el cual te permita adentrarte a su mundo. Podría hablar rápido y olvidar los pequeños detalles porque está muy entusiasmado de ser escuchado. Adéntrate en este entusiasmo. Deséalo para ti.

    Él llorará como un niño emocionado cuando el último número de National Geographic llegue por correo. Entonces él permanecerá tranquilo, ensimismado, hasta que termine el análisis de cada foto, de cada aventura. En su mente él se insertará a sí mismo en estas fotografías. Al terminar él te pasará la revista y te preguntará por tus sueños y en modo de reto te preguntará cuál es la cosa más loca que has hecho en tu vida. Díselo. Y tendrás que saber que probablemente él sea el que gane. Y si por casualidad tú ganas, hará todo lo posible por ganarte la próxima vez. Pero entonces te dirá, “Tal vez podemos hacerlo juntos.”

    Consigue un novio que hable de lugares lejanos y cuyas manos han explorado las reliquias hechas a mano de antiguas civilizaciones y cuya mente ha imaginado esas manos tallando, cincelando, pintando las maravillas del mundo. Y que cuando hable de ello es como si lo estuviera reviviendo contigo. Que puedas oír su corazón palpitando de forma muy rápida. Que puedas sentir que la adrenalina se intensifica en su cuerpo por este momento en específico. Que sientas que la adrenalina pasa a través de su sinapsis, convirtiéndose en una fiesta para los ojos a través de los oráculos minúsculos de experiencia que llamamos pupilas, y después rápidamente a través de sus venas, manifestándose en su sistema nervioso, transformando y alterando su visión del mundo como un trauma inverso y finalmente pasando pero siempre cambiando los colores de su vista. (A menos que sea Karl Pilkington). Tú también querrás esto.

    Consigue un novio que viaje sin mochila porque él vive feliz con menos. Un novio que ha viajado ha visto la pobreza y ha cenado con aquellos que viven en pequeñas chozas sin agua abundante y sin embargo han recibido a extranjeros con mayor hospitalidad que la gente rica. Y porque él ha visto esto el ha visto lo que puede llegar a ser una vida sin lujos y lo que esta puede representar al ser una vida alimentada por las relaciones y la familia en lugar de una vida donde lo que se busca es alimentar autos lujosos con gasolina o el ego. Él ha experimentado diferentes maneras de ser, respeta otras religiones y mira el mundo con los ojos de un niño de cinco años, curioso y hambriento. Tu padre estará contento también porque este novio será bueno con el dinero y sabrá como administrarse.

    Este novio disfruta su hogar; la comodidad de un edredón, la seguridad que le da una comida hecha por mamá, la conversación fácil de amigos de la infancia y la gloria inmaculada de la descarga del inodoro. Aunque es ferozmente independiente, tiene tiempo para reflexionar sobre sí mismo y sus relaciones. A pesar de su pasión por los viajes conoce y aprecia sus vínculos con su hogar. Él ha tenido oportunidad de extrañar y ser extrañado. Debido a esto él sabe una cosa o dos acerca de las despedidas. Conoce la gran incertidumbre de dejar las comodidades del hogar, los indefinidos “nos vemos después” a las puertas de salida de un aeropuerto y aún así se va hacia lo desconocido porque él conoce la sensación que le espera a su regreso. Y que el típico abrazo que dice “te extrañé” es el mejor tipo de abrazo en todo el mundo. El también sabe que las despedidas son sólo una versión prolongada de “nos vemos después” y que un “Hola” está tan lejos como el café internet más cercano.

     

    No te aferres a este novio. Deja a este novio ir y ve con él. Si tú no has viajado, él te abrirá los ojos a un mundo más allá de las noticias y la opinión popular. Él abrirá tus sueños a la realidad y posibilidad. El te calmará cuando estés nerviosa por perder un vuelo o cuando se ponche una llanta de tu auto rentado, porque él sabe que el viaje es la aventura. A él no le afectarán los ruidos desagradables que haces (y que harás) cuando tengas una intoxicación por alimentos. Él te hará reír cuando te sientas enferma y con molestias al mismo tiempo que te pone en la frente un paño frío y procurándote con un agua embotellada. Él te hará sentir como si estuvieses en casa.

    Cuando veas algo hermoso el agarrará tu mano en silencio,  y atesorará la historia que se creará en ese momento al saber donde están sus pies y el hecho de que estás con él.

    Él vivirá en cada momento contigo porque es así como el vive su vida. Él entiende que la felicidad no es más que una cadena de momentos que desplazan la neutralidad y él está determinado a amarrar tantas cadenas como  sea posible. También entiende tu necesidad de vivir por ti misma y que tú tienes tu propia “bucketlist”. Necesitas entender la suya. Él entiende que sus metas serán distintas en algún momento pero que la independencia es el pilar de una relación saludable cuando hay respeto mutuo.  Es posible que lo pierdas por un momento pero siempre regresará a casa teniendo una nueva historia y un souvenir que escogió porque le recordaba a ti, como si fuera hecho especialmente para ti y porque él te extrañaba. Posiblemente tú hagas lo mismo. Asegúrate que la independencia forme parte de tu bucketlist y que tenga una palomita todo el tiempo. La independencia mantendrá siempre fresca su relación, será emocionante y cuando estén juntos otra vez forjarán un vínculo de confianza inquebrantable.

    Él te propondrá matrimonio cuando hayas salido de tu zona de confort, ya sea cuando mueras de miedo al saltar de paracaídas o cuando vayas a nadar con tiburones o incluso sentada junta a una persona con mal olor en un autobús lleno de personas.  Posiblemente no sea un anillo de diamantes lo que te ofrezca, pero sí será con un símbolo de alguna cultura nativa o inspirado en la naturaleza, como el pingüino y el Callao.

    Se casarán en algún lugar inesperado, rodeado de tan sólo algunas pocas personas que celebrarán una nueva aventura hacia lo desconocido. Cásate con un muchacho que ha viajado y juntos harán de todo el mundo su hogar. Tu luna de miel no se resumirá tan solo a una cena buffet o un “all you can drink” bar al lado de la alberca, por el contrario será recordado con fotografías de conquista del monte Kilimanjaro y conmemorando el gratificante dolor muscular al final de una caminata en un día interminable.

    image (39)

     

    Cuando estén listos tendrán hijos con nombres de personajes que conocieron en sus viajes, de aquellos extranjeros que cavaron un lugar muy especial en tu corazón en un abrir y cerrar de ojos. Posiblemente vivas en otro país en el cual tus hijos aprenderá una nueva lengua y costumbres lo cual abrirá sus mentes desde el principio, sin dejar espacio para prejuicios. Él los introducirá a la vida de Hmingway, el camino de Santiago y introducirlos a la vida de Hemingway, el camino de Santiago y los incentivará a vivir incluso mucho mejor que ustedes.

    Cásate con un muchacho que viaje y que enseñe a tus hijos la belleza de una simple piedra, la historia de los Incas y que les inculque el valor de la posibilidad. Él les explicará esa oportunidad de enfrentar el miedo. El les enseñará a conquistarlo.

    Y cuando seas grande podrás sentarte con tus nietos y analizarán su álbum de fotografías y aquel cofre lleno de tesoros terrenales, mientras que ellos mismos se insertarán en tus fotografías, provocados por la belleza del mundo e inspirados por tu vida.

    Encuentra un novio que viaje porque te mereces una vida llena de aventura y posibilidad.  Mereces vivir ligeramente y de manera simple. Mereces mirar la vida a través de los ojos de juventud y con los brazos abiertos. Porque es aquí donde se encuentra la alegría. Y mejor aún, encontrarán la alegría juntos. Y si no lo encuentras, viaja. Ve. Acógelo. Explora el mundo por ti misma,  porque los sueños son el principal material del cual la realidad está hecha.

    ¿Eres de las que beben demasiada agua?

    potomania mujeres viajeras

    Alicia tiene 22 años y es una de esas chicas jóvenes que a todas horas va enganchada de una botellita de agua, porque ha escuchado machaconamente que el líquido elemento embellece, rejuvenece, adelgaza y ayuda a dejar de fumar.

    Emulando a modelos y actrices, cuyo secreto del éxito siempre es beber mucha agua, esta madrileña se tomó su ejemplo en serio como si la vida le fuera en ello y la vida casi se le fue. Entre sorbo y sorbo, terminó ingresada en el hospital Ramón y Cajal tras caer desplomada junto a su inseparable botella porque su corazón, sus venas y sus riñones estaban extenuados de tanta inundación.

    «Cuando abrí los ojos en la sala de urgencias me sentía tremendamente agotada pero conseguí preguntarle al médico qué tenía y cuando oí algo así como ‘potonosequé’ me quedé perpleja, porque no tenía ni idea de lo que era eso», ha relatado a Efe.

    La potomanía o polidipsia psicogénica es un síndrome caracterizado por el deseo compulsivo de beber gran cantidad de agua, sin sentir sed y con una sensación placentera, como resultado de una enfermedad mental, ha explicado a Efe Enriqueta Ochoa, del Servicio de Psiquiatría del Hospital Ramón y Cajal.

    El nombre de esta patología proviene del griego -«potos» (bebida, agua potable) y «mania» (manía)-, es decir, la manía o compulsión por beber agua. «Estos pacientes se pueden llegar a beber entre 8-10 y hasta 15 litros de agua diarios, dependiendo de la gravedad del caso», ha precisado la doctora, quien ha advertido de que, cuando el organismo no resiste más, los afectados entran en coma y fallecen.

    Descartadas causas físicas como la diabetes o trastornos hipotalámicos que lleven a ingerir agua en exceso, la potomanía puede clasificarse como «un trastorno alimentario no específico» asociado a otras patologías psiquiátricas.

    Como la anorexia o la vigorexia, el número de personas adictas al agua crece de forma significativa en la sociedad actual donde se idolatra la apariencia física: «Se bebe por una obsesión por la salud hasta que se hace de forma compulsiva y sin control».

    «Lo más frecuente es que este síndrome aparezca en el contexto de una psicosis crónica, también en algunos tipos de demencia o en una anorexia nerviosa, donde el consumo excesivo de agua se utiliza para mitigar el hambre y forzar la pérdida de peso», ha argüido la nutricionista María de las Mercedes Gabin, en declaraciones a Efe.

    Pero esta ingesta desorbitada produce dilución de sodio, potasio y magnesio en sangre, con la aparición de calambres, agotamiento y pérdida de agilidad mental, hasta que se sufren graves alteraciones de la función renal.

    Otras consecuencias, ha pormenorizado Gabin, pueden ser náuseas, diuresis, cefalea, convulsiones, parálisis, insuficiencia cardiaca congestiva, letargia, coma y muerte.

    El tratamiento agudo de este síndrome es restringir la toma de líquidos, lo que puede requerir la hospitalización y vigilancia estrecha del paciente, la corrección de los problemas físicos que ha ocasionado y, fundamentalmente, realizar el abordaje de la enfermedad de base (psicosis, demencia, anorexia nerviosa, etc).

    La psicóloga Paloma Carrasco, autora del blog Stand by me sobre felicidad y crecimiento personal, ha subrayado a Efe que, «con mucha probabilidad, nos encontraremos con una tendencia innata o adquirida a la obsesión, o una preocupación excesiva por la salud y el propio cuerpo, con una baja autoestima e incluso con síntomas depresivos».

    En la potomanía se sigue un patrón bien parecido al que se obsesiona por el deporte o las dietas para estar delgado. «Al beber agua compruebo cómo mejoro y me alivio, pero a la vez, refuerzo el pensamiento de que el agua es necesaria para estar sano y/o adelgazar, y la obsesión sigue creciendo; sin darme cuenta, estaré esclavizado por una botella de agua», ha descrito.

    Alicia sigue «dándole caña al mono» porque no puede, por prescripción médica, beber más de litro y medio al día -lo recomendable son entre dos y tres-, mientras que, gracias a una terapia continuada, se siente cada vez más libre de su adicción.

    Las personas con potomanía, al igual que hizo ella, deben someterse a una terapia psicológica, cuyo objetivo será, según Carrasco, «el control de los impulsos y sobre todo la mejora de la estabilidad emocional».

    Ser madre viajera, lesbiana y casada por la Ruta 40

    ruta 40

    Nuestro equipo está formado por: nuestros dos hijos, Tato de 10 y Tinchi de 4, Triana y yo.
    Cuando elegimos destino para viajar, nos guiamos esencialmente por lo que nos dicte nuestro corazón, nuestras ganas, soñamos muchas veces con tomar una ruta y no regresar jamás. (Algún día lo haremos, porque la vida de cumplir sueños se trata)
    Cargamos el auto con muchísimo equipaje: ropa y más ropa, equipo de carpa (ya que a los niños les encanta acampar), algunos alimentos no perecederos, abrigos, guías y cuaderno de viajes.
    Partimos de Buenos Aires (Argentina), hicimos Mendoza, San Juan, La Rioja, Catamarca, Tucumán, Salta, Jujuy, recorriendo lugares turísticos y no tanto (y luego el regreso.)
    Varias cosas a tener en cuenta (si sos mujer, madre y algo inexperta podés cometer estos errores)
    • El clima en general es seco y caluroso, salvo en aquellos momentos del itinerario donde estás a muchos metros de altura.
    • Cuanto más equipaje, menos lo usarás, porque en un recorrido donde no permanecés muchos días en un mismo lugar, ni siquiera abrirás la mochila.
    • Imperdibles: Parque Nacional Talampaya e Ischigualasto, toda la ruta del adobe, étc.
    • Llevar una muda de ropa para los niños, bolsas de nylon, ya que tienden a apunarse, esto les provoca, mareos, dolor de cabeza y Vómitos!!!
    • Llevar juegos, block de hojas, porque los paisajes son maravillosos, pero a los niños les puede resultar cansador.
    • Aunque vayas en auto: llevar mucha agua potable, ya que los trayectos son extensos y hay pueblos donde el agua no es conveniente tomarla.
    • Cargar siempre combustible, porque hay vastas zonas donde no hay.
    • Confiar en que siempre encontraremos la hospitalidad necesaria para cualquier problema de salud (hemos utilizado varios centros de sanitarios, con una atención excelente, donde ni siquiera tuvimos que mostrar nuestro seguro médico, abonando sólo una mínima consulta.)
    • Todo el equipo de carpa lo llevamos a pasear, ya que si no permanecés muchos días en un mismo lugar, se encuentran hoteles a un precio igual de económico casi que acampar.

    Capítulo aparte: A medida que íbamos hacia el norte, comenzamos a tener dificultades en la comprensión de nuestra realidad familiar…
    En la recepción de cualquier hotel: En general llegaba yo, mientras Triana estacionaba el auto, comenzaba el registro.
    – Hola, una habitación cuádruple.
    – Sí, tengo una con cama doble y una cama cucheta.
    – Bueno.
    – Nombre, apellido, ocupación…
    Al llegar al nombre de Triana, comenzaba el titubeo del recepcionista:
    – Eh, tengo una habitación con cuatro camas de una plaza… porque ustedes…
    – Está bien esta habitación.
    – Eh… bueno…
    Cuando llegaba Triana, miles de ojos se clavaban en ella y nos íbamos a la habitación asignada.
    Tuvimos muchas sensaciones de enojo, incomodidad, aprendizaje, pero también comprensión… este camino se inicia de a poco, con calma, la sociedad se irá abriendo a la diversidad.
    Confieso que nos hubiese resultado más fácil decir que éramos primas, hermanas, amigas, pero les aseguro que la mirada de Tato y Tinchi, nos comprometían, en cada hotel, poder enunciar orgullosas nuestro vínculo de amor.

    ¿Cómo vencí mis miedos de viajar?

    miedo de viajar
    Hace muchos años se me metió en la mente, el corazón y el cuerpo la fascinación por los viajes: cortos, largos, planeados, sin rumbo fijo, en grupo o sola… y necesité de cierto tiempo para tomar la decisión de empezar a recorrer el mundo.
    Poco a poco descubrí que aquello que me impedía viajar era el MIEDO.  Si, ¡así con mayúscula y negrilla porque eran infinidad de miedos!, preocupaciones pequeñitas que causan estragos en tu mente y que te paralizan sin que te des cuenta.
    En mi cabeza iban y venían las preocupaciones: ¿qué voy a hacer con mi vida?, ¿vale la pena gastar mis ahorros en un viaje?, ¿a dónde iré?, ¿cómo guardar el dinero para que no se me pierda?, ¿viajar sola es buena idea?, ¿y si me enfermo, me accidento o me pasa algo?, ¿cuánto dinero es suficiente?, ¿qué pasará cuando regrese?, ¿y si no quiero regresar nunca más?…. eran miles de inquietudes y ni una sola respuesta a la vista.
    Entendí entonces que estos miedos se basaban principalmente en la NECESIDAD de control, comodidad y seguridad con la que hemos crecido la mayoría de mujeres. Esas tres ideas que la sociedad, nuestros padres, profesores y hasta desconocidos nos han hecho ver como parte indispensable de la vida y que nosotras (sin darnos cuenta) las hemos aceptado como verdades absolutas. Verdades que nos han llevado a construir una muralla a nuestro alrededor, lo suficientemente alta y gruesa, para crear nuestro pequeño mundo en el cual podamos tener «control de lo que pasa en el entorno»; podamos comprar tantas cosas como nos sea posible para «facilitar» y hacer más cómoda nuestra vida y además, podamos sentir que estamos por fuera de todo peligro, que estamos seguras.
    ¿Cómo vencí mis miedos? VIAJANDO… suena ilógico pero si esperas a vencer tus miedos para viajar entonces lo más probable es que nunca lo harás.  Tomé la decisión de ignorar todas las razones que en mi mente me decían «quédate en casa…aquí estas mejor que en cualquier otro lugar»… y seguí esa voz interna, ese instinto que me impulsaba a salir, a moverme, a recorrer y en definitiva, a derrumbar esas grandes murallas que me atrapaban.
    El día que di el primer paso afuera de «mi pequeño mundo» me asusté, sentí miedo de enfrentarme al mundo que hay allá afuera, pero rápidamente empezó la emoción por descubrir ese mundo que hay allá afuera y la alegría por conocer nuevos caminos, rostros y culturas.
    Después de miles de kilómetros, diferentes idiomas, culturas, personas y millones de instantes inolvidables me siento más fuerte que nunca, confío en mi misma y me conozco.  Se cuáles son mis fortalezas, mis debilidades  y cada día estoy más cerca de conocer mis límites. Hoy, algunos miedos persisten en algún rincón de mi ser, pero más que miedos son instintos de supervivencia que te ayudan en situaciones reales de peligro.  Viajando he aprendido a escuchar mis instintos… ya no me paralizan, me ponen en movimiento.

    Irán entre mujeres: más allá de la TV

    burka iran

    ¿Por qué Irán no está en la lista de muchas viajeras?

    En muchos casos, porque con el sólo hecho de nombrar este país pensamos que no seremos bien recibidas, que desentonaremos con las mujeres vestidas con largos burkas negros que las cubren de pies a cabeza. Muchas llegan al extremo de pensar que serán secuestradas, apedreadas o deportadas por incumplir algunas de sus estrictas reglas. A todo esto le sumamos lo que nos dice la TV y los cerrados pareceres de los que nos rodean… ¿A Irán? ¿Sola? Y decidimos optar por algo “menos arriesgado”, con la conclusión de que Irán no es un destino para una mujer occidental.

    ¿Y si dejamos todo lo que nos dicen de lado y vamos a sacar nuestras propias conclusiones?

    En Kuala Lumpur hace calor y la humedad se hace presente. Las mujeres en la fila del vuelo a Teherán se arreglan el pelo y el maquillaje para que no se les escape ni un detalle. Intento ver de reojo el pasaporte que tienen en sus manos y confirmo lo que estaba pensando: son iraníes. Este primer encuentro con las féminas de este país no era el que esperaba. No hay burkas, no hay caras tapadas y no hay miradas tristes.

    Los “morg kebabs” ya fueron servidos en el vuelo y nos anuncian que en breve estaremos aterrizando en el aeropuerto internacional “Imam Khomeini”. Se escucha mucho revuelo y todas las mujeres empiezan a buscar su velo, y me veo yo misma en esa situación. Sí, estamos por aterrizar y, como la ley lo dice, hay que tener la cabeza cubierta. No hace falta cubrirse la cara, pero sí un pañuelo que tape el pelo, además de vestirnos con ropa holgada que disimule todo tipo de curvas.

    Curiosamente, Irán es el país con más operaciones de nariz del mundo. ¿Por qué? La cara es lo único que pueden mostrar, pero eso no quiere decir que no sean coquetas. Las jóvenes (y no tan jóvenes también) no salen sin maquillaje ni se olvidan de combinar el velo con la ropa.

    ¿Estás casada? ¿Tenés hijos?, me preguntan frecuentemente durante el viaje. Se van a sorprender muchísimo ante mis respuestas y más aún cuando les cuento que viajo en pareja sin estar casada. Las mujeres iraníes son muy curiosas, y no van a dejar pasar la oportunidad de enterarse cómo es la vida de su mismo género en otras partes del mundo. “¿En Argentina tenés que usar velo? ¿Usas jeans, como esos que se ven en las películas?”.

     ¿Es seguro viajar a Irán? ¿Cómo nos tratarán los hombres iraníes?

    Por desconocimiento, muchas mujeres tienen miedo de viajar a Irán, pero no se plantean lo mismo para emprender un viaje a otros destinos. Después recorrer el país de punta a punta durante un mes puedo decir que me sentí mucho más segura y respetada en Irán que en lugares como India o Indonesia. La única incomodidad es el hecho de tener que usar el velo todo el tiempo, y no las actitudes que los hombres iraníes pueden tener hacia nosotras. Son muchas más las recompensas que Irán nos dará que las incomodidades que nos traiga. Actitudes machistas las hay, no voy a decir que no, pero como las hay en nuestro país de origen también. Es cuestión de dejar de lado todo lo que te quieren hacer creer y acercarte a este rincón del planeta que pide a gritos ser visitado. No te vas a arrepentir. 

    Preparar otro viaje… rumbo a NY

    Preparar un viaje no es tan solo preparar un bolso y partir, es reunirse consigo mismo, pensar y reflexionar en lo que lo llevo conmigo, en lo que queda, en los momentos vividos y en la aventuras que vendrán, en conocer nuevos amigos, buena gente que nos ayude en el camino, tengo muchos lugares que me gustan muchos lugares por andar, pero se que hay que ir paso a paso, poco a poco, un lugar se conoce mas cuando uno vive en el cuando mas lerdo sea el viaje mejor, se puede observar mas, disfrutar, conocer desde adentro la cultura nueva que estamos explorando con toda su magia que nos brinda.

    No todo es color de rosa obviamente vamos a tener tropezones, pasar por momentos donde tenemos que demostrar que somos capaces de seguir y que somos fuertes, tenemos que estar preparados espiritualmente, ya que somos alma y ahora cuerpos libres, fortalecer el espíritu, y tener la capacidad de aprender de las cosas día a día, un viaje te llena, te fortalece, me hace tan feliz, programarlo, tener en mente que tal fecha voy a viajar, esa incógnita de que es lo que vendrá, como sera, que sucederá, me produce adrenalina constante.

    De hecho en el momento que me preguntan ya tenes todo listo? si es solo una valija y un pasaje y las ganas de seguir sonando y la capacidad que me dio dios para conocer que mi sueno es recorrer lugares, que lo que me gustan son los paisajes y el turismo, doy gracias por eso. Así que los invito a seguir con esta historia despidiéndome de South Florida mi ultima semana con este hermoso mar, arrancando el próximo domingo hacia» big Apple  New York City!»

    Comenzó el viaje

    Junte coraje y me fui de mi país hace 7 meses, mi sueno es dar la vuelta al mundo, cuando digo eso todos se ríen, o me miran como diciendo esta chica se la cree mucho, hasta esta chica no tiene nada en la cabeza, eso a veces me afecta y a veces me pregunto?? Estaré errada, tendré que seguir las bases del sistema y quedarme por siempre en un mismo lugar mirando los paisajes por Internet, para viajar se necesita mucho dinero me dijeron, no podes viajar sola es muy peligroso, no podes hacerlo! porque??? me preguntaba si yo siento que si puedo siento una voz que me dice anda, y eso daba vuelta en mi corazón y en mi alma y ese espíritu viajero no me dejaba en paz.

    Pero no quería un viaje de ida y vuelta quería que mi vida fuera un viaje entonces trabaje para conseguir la moneda que en realidad en un intercambio solo eso, saca mi primer ticket a Norteamérica, pensé en américa ya que tenia visa de turista y había viajado una vez con mi familia, pero decidí irme comenzar mi sueño no tenia dinero ni sabia donde iba a parar solo una amiga conocida, pero no me importaba en realidad solo quería viajar, sentía que si no lo hacia no iba a poder ser feliz nunca, arme mi mochila con las cosas que mas me gustan muchas cosas deje, y partí en busca de un futuro mejor, de aventuras, de experiencias, abrir mi mente y corazón, no pensé mas y partí, llegue a un hotel y tenia solo un mes para conseguir trabajando, para poder seguir viajando, hasta que encontré.

    Me costó porque encima no manejaba bien el ingles se puede decir que fui aprendiendo, estuve a tiempo de desistir y decir no ya fue me vuelvo esto no voy a poder hacerlo y recé y seguí, encontré trabajo y empecé a conocer gente buena que se me fue acercando como gente de energía negativa también, me pasaron cosas buenas y cosas negativas también, encontré trabajo en un hotel de ahí conocí una chica argentina muy buena onda ella hacia 10 anos que vivía acá, me ofreció ser su roommate, significa que le alquilas un cuarto en una casa, le dije que si me parecía bien me mude a la casa de ella y de su hijo valen, a un lugar en South Florida llamado Deerfield Beach, hermoso el lugar, con un mar increíble, un lugar de surf, donde la gente vive muy tranquila trabaja y descansa, mucho mas gringo que el sur de florida donde hay mas latinos pero yo quería centrarme en la cultura americana para conocerla entonces es preferible rodearse de american people así también poder aprender el ingles, acá estoy hace 7 meses, me gusto mucho y creo que me quede porque de verdad me sentí cómoda acá, aunque realmente se extraña mi país, quiero seguir viajando por eso decidí sacar mi segundo ticket a la capital del mundo New York City, llena de rascacielos allí me iré el 30 de septiembre en busca de mas aventuras, para contarles!!!! Mi consejo para iniciar la aventura de viaje es nunca desistan que nadie les diga que no que si se puede no hace falta tanto dinero trabajando durante el viaje se puede conocer fácilmente, y el alma es libre!
    Continuara…..

    Mi Pais de Nunca Jamás

    viajera, mujer

    Os acordáis de cuando éramos pequeñas y antes de dormir nos contaban una historia maravillosa? Cuando llegaba la hora yo siempre pedía lo mismo: “Cuentame la de Peter! Cuentame la de Peter”. No, no la de Peter Griffin! La de Peter Pan!

    Sí vale, lo admito, las mallas verde aceituna no tienen excusas, pero hubiera vendido todas mi colección de mini ponys y de acuarelas para viajar con Peter hasta el pais de nunca jamás.

    El azul del mar, el verde de sus montañas y las aventuras más increíbles nunca imaginadas y además, si como yo de pequeñas cada vez que ibais a la playa había más gente que en una tienda al 70% el primer día de rebajas y tumbarse en la toalla sin oler los pies del desconocido de lado era como ganar la lotería, apreciareis el hecho de estar en un pais, en una isla semidsierta. Allí con Peter había solo su grupo de niños, un cocodrilo, unos piratas y hadas bonitas. Mola, mucho!

    Todavia sigo esperando la visita de Peter, y espero que haya cambiado manera de vestir! Pero ya que soy una moderna e independiente mochilera he ido a buscar mi islita que se pareciera a la de nunca jamás… Busque bien, al norte, al sur, hasta que en Thailandia encontré una muy bonita, pero no! Ella no era, la playa era fantástica, había montañas verdes y aguas cristalinas pero también estaba repleta de gente. Me estaba desanimando hasta que la encontré!

    A dos horitas, moviditas, en barco desde la costa sur de Camboya. Elegir donde dormir es fácil: la isla cuenta con unos 10 Alojamientos que van dal “resort” espartano con cabañitas en la arena a dormitorios comunes con vistas directas al mar (y cuando digo directas son directas: no hay paredes!!). Yo acabé en la parte de arriba de un restaurantito que por pocos dolares te da derecho a una habitación doble con baño compartido y visitas inesperadas nocturnas de lagartos que te miran desde el techo (eso sí, el derecho a la intimidad es garantizado gracias a la mosquitera).

    En mi tierra de nunca jamás puedes pasar los días tumbado en la playa, bañándote en las verdes aguas, explorando la jungla, comiendo en deliciosos y humildes restaurantes, jugando con los graciosos niños lugareños, montarte en el columpio en frente al bar más concurrido y no tienes que preocuparte por el sitio en la arena: éramos como mucho unos 20 turistas en toda la isla! Este es el verdadero lujo!

    Casi casi, cuando Peter venga a verme en vez de ir a su isla, le digo de volar hasta la mia: Koh Rong

    INFO UTIL (relativa a mi viaje en enero 2012):

    Como llegar: el ferry cuesta 15$ i/v desde Sihanoukville.Tarda dos horas

    Donde dormir: la doble en el ñam ñam restaurant cuesta 5$

    Donde comer: hay unos 4 restaurantes en la playa, probad el amok, la especialidad camboyana. Buenísimo!!!!

    Electricidad: no hay wifi ni internet, la electricidad solo está unas 4 horas, desde las 7pm hasta las 11pm

     

    Yo, Mochilera

    Tendría unos quince años. Estaba sentada en una de esas fondas en las cuales una señorita no debería estar. En mi mesa alguien hablaba, uno con bastante pinta de croto por cierto, y contaba su último viaje al sur. Se había ido de mochilero. Mis ojos, abiertos a más no poder, trataban de visualizar los paisajes y personajes que revivian en cada anécdota.

    Nunca iba a poder hacer algo así. Que lejos y dificil que parecía el futuro.

    Ninguna rabieta o lagrimon lograban desarmar la barrera. Hacer dedo es peligroso, me decían. Extremadamente peligroso.

    No me importaba. Yo quería ser mochilera.

    Viajar… Ver la ruta desde la cabina de un camión. Llenarme de polvo en las banquinas. Tomar unos mates alrededor de un fueguito. Alegrarme al escuchar los primeros acordes de la guitarra. Andar mucho, aprendiendo historias, viviendo aventuras, descubriendo lugares. Llegar adonde jamás hubiera creído poder hacerlo.

    Y un día me animé. Salí caminando hacia la ruta. Eran solo 11 km de distancia a recorrer, pero decidí no subirme a ese micro. Esta vez no. Me paré en la banquina, levanté mi brazo y encendí la mecha.

    ¿Nunca iba a poder hacer algo así? Había decidido dejar de una buena vez por todas de soñar mi vida. Había llegado la hora de vivir mi sueño.

    Fueron muchos viajes que trajeron a otros viajes. Los caminos me condujeron a otros como yo. Caras donde reconocerme. Historias de las cuales seguir aprendiendo. Lugares y personas que forman y conforman lo que soy en este preciso instante.

    Porque yo quería ser mochilera…

    Y eso que aún no sabía la cantidad de sueños y de historias que pueden caber en una polvorosa mochila de 60 litros. No tenía ni idea lo grande que podía ser mi sonrisa ni lo abrigado de un abrazo en medio de una ventolera. Menos imaginaba toda esa gente dispersa por ahí, que con un vaso de agua fresquita o una anécdota te recuerda que no todo está perdido.

    ¿Cómo saberlo? Si solo es posible andando, prestando atención a las señales del camino, aprendiendo a cada paso, pateando cada piedrita, festejando cada metro recorrido.

    Y acá estoy. Con algunos años más que esa nena con ojos de huevo frito soñando con posibles quimeras. Con algunas conquistas, con algunos fracasos. Con varios kilómetros de pasos y letras.Con amigos, una historia y un amor. Con nuevos sueños que se despliegan a cada paso.

    Dejé de soñar mi vida. Soy mochilera. Y muy orgullosa de serlo.

     

    María Virginia Bertetti
    http://www.caraalsur.com.ar

    Como ser viajera escritora en Mochileras

    BIENVENIDA!

    Acabamos de inaugurar el gran proyecto !

    Un dia volverás a entrar a esta página llena de contenidos de mujeres viajeras hechas para mujeres viajeras. Lo que estas viendo ahora es una página secreta y has sido invitada a traves de nuestro grupo de Facebook.

    PASOS A SEGUIR:

    1.- Regístra tu usuario: (manda un email con tu nombre de usuaria deseado a [email protected])

    Te servirá para escribir los primeros artículos. Necesitamos contenido 100% original, relacionado con los viajes. De preferencia que no sea contenidos que pueda en «en cualquier pagina de viajes» sino «un articulo de viajes de utlidad para  mujeres viajeras». Esto no es un blog. Puedes compartir tus experiencias personales siempre que detras de ellas haya un aporte, contribución o aprendizaje para las viajeras.

    2.- Comienza a escribir tu primer artículo, busca un tema atractivo y un titular super interesante. Cuenta una historia con moraleja. Comparte una solucion para un problema típico de las mujeres viajeras.

    3.- Cuando hayamos alcanzado los primeros 15 artículos de calidad este sitio dejará el anonimato para convertirse en la portada principal de mochileras.org  . Serás la autora reconocida de los artículos publicados  que hayan sido aprobados. Conseguirás reconocimiento global y ayudarás directamente a miles de viajeras que quieren comenzar a viajar por el mundo. Podrás ser parte de la editorial de una gran comunidad de viajeras e incluso incluirlo como parte de cu CV o tu perfil profesional como periodista de viajes.

    Gracias por participar !